Padre e hijo son arrastrados por cascada

Desaparecen padre e hijo de Coahuila arrastrados por cascada en la Huasteca Potosina.

Saltillo, Coah.- El tener la oportunidad de realizar un viaje en la naturaleza es algo especial, pero si lo realizan padre e hijo se transforma en una aventura que dejará recuerdos muy gratos y anécdotas que suelen ser contadas durante muchos años, desafortunadamente en ocasiones el desenlace de estas excursiones no siempre es la esperada.

Dos turistas originarios de Sabinas, Coahuila desaparecieron en la parte alta de la cascada de Tamul en Aquismón al ingresar de manera clandestina al paraje que está cerrado al público por la contingencia sanitaria.

Se trata de un padre y su hijo de apenas siete años de edad quiénes se metieron a nadar al Rio Gallinas, el cual desemboca en la espectacular cascada de Tamul que tiene una caída de 105 metros de altura.

 

La esposa y madre de las víctimas logró salvarse.

Pescaderos y lancheros de La Morena y Tanchachín colocaron redes río abajo con la intención de rescatar los cuerpos, pero no tuvieron éxito.

El suceso movilizó a los organismos de salvamento como bomberos y Protección Civil quienes entrada la noche realizan acciones de rescate.

Los hechos sucedieron aproximadamente a las tres de la tarde del viernes, cuando llegaron al pie de esa impresionante cascada: Rodolfo Adrián, de 40 años; Marcela de 38, y su pequeño hijo Marcelo, de 7 años; A ellos los sorprendió la creciente, y el agua los arrastro río abajo.

Por la noche se suspendió la búsqueda de los desaparecidos y por la mañana se reanudaron los trabajos para tratar de dar con el paradero de padre e hijo.

Como en toda historia dramática hay una lección para reflexionar, el entrar a un espacio público que se encuentra cerrado o limitado por las medidas de contingencia sanitaria conlleva consecuencias, que pueden ir desde una llamada de atención hasta perder a nuestros seres queridos.

El principal problema de la quarentena es la cerrazón y necedad o ignorancia de la ciudadanía que insiste en imponer su voluntad con pretextos que al final, siempre son inútiles.

 

Con información de Grupo Zócalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *