Regreso a las iglesias en la nueva normalidad

La Arquidiócesis alista el regreso a las iglesias a partir del 29 de junio; se deberán observar las medidas de sana distancia e higiene.

La Arquidiócesis Primada de México prepara el regreso a las iglesias con fieles presentes a partir del próximo 29 de junio de este año.

A través de un comunicado, este martes se informó a los sacerdotes que de manera oficial esa es la fecha que se eligió para oficiar misa con las puertas abiertas en la catedral metropolitana de la Ciudad de México así como la Basílica de Guadalupe y demás iglesias y parroquias que conforman la arquidiócesis.

De acuerdo con la disposición avalada por el cardenal, Carlos Aguiar Retes, arzobispo primado de México, el regreso deberá observar las medidas de sana distancia e higiene para proteger la salud de los fieles y de los sacerdotes ante el Covid-19.

Por instrucciones de nuestro Sr. Arzobispo, Su Eminencia Card. Carlos Aguiar Retes , les informo de manera oficial que previsiblemente la reapertura del culto público en nuestra Catedral, la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe, las Parroquias, Rectorías y Capillas de esta Iglesia Particular será el día 29 de junio de 2020, solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo» detalló el comunicado suscrito por monseñor Salvador González Morales, obispo auxiliar y moderador de la curia.

Cabe recordar que dentro de las medidas sanitarias para contener el virus, el saludo de la paz fue sustituido desde febrero pasado por una inclinación de la cabeza y la ostia depositada en la mano de quien desea comulgar.

La Diócesis de Querétaro ofreció rueda de prensa

Por su parte en la ciudad de Querétaro, se ofreció una conferencia en la que se reiteraron y ampliaron las medidas a seguir para poder asistir a los diferentes cultos y ceremonias de la comunidad cristiana en el estado.

🔴Rueda de Prensa en VivoDiócesis de Querétaro16 de junio de 2020

Posted by Diócesis de Querétaro on Tuesday, June 16, 2020

El presente Protocolo es un esfuerzo que ofrecemos como guía y ayuda para enfrentar, de la mejor manera posible, las siguientes fases de la pandemia que nos aflige, teniendo en cuenta las recomendaciones de las autoridades sanitarias y del Gobierno mexicano.

A nosotros nos incumbe, de manera particular, salvaguardar el derecho que todos los fieles tienen de dar culto a Dios y custodiar los tesoros de su fe y de su vida religiosa, portadores de altos valores morales que contribuyen a vivir en fraternidad, practicar la solidaridad y colaborar al bienestar de todos los ciudadanos.

Como pastores solidarios con los hermanos Obispos de México, nos inspiramos y apoyamos en las normas de la Conferencia del Episcopado Mexicano: LINEAMIENTOS PARA LA REAPERTURA DEL CULTO EN TIEMPOS DE PANDEMIA, y las ORIENTACIONES LITÚRGICAS PARA LA REAPERTURA DEL CULTO EN TIEMPOS DE PANDEMIA, que asumimos como normativa en nuestra Diócesis de Querétaro.

Como bien señalaban algunos de ustedes en las consultas realizadas, las situaciones concretas de las parroquias, sus posibilidades de recursos económicos o de personal, su estilo de vida y cultura, son diversas y hasta contrastantes a veces.

Las normas civiles pertenecen a dos entidades federativas, y los colores del semáforo pandémico, que son los indicadores oficiales, pueden quizá no coincidir. Esto exige en cada responsable de la comunidad o grupo parroquial, además de sabiduría y prudencia, una atención esmerada para la correcta aplicación de las siguientes normas.

No olvidemos que siempre habrá una buena dosis de sufrimiento que habremos de llevar, pero que el cumplimiento prudente y responsable de la norma, se tornará en oportunidad para crecer y mejorar.

1. Observaciones generales:

a. Cada comunidad parroquial, rectoría o capellanía elaborará su estrategia según las propias circunstancias y de acuerdo con su realidad, con la conciencia de salvaguardar la salud y el bienestar físico y espiritual de los fieles, atendiendo de manera puntual a las indicaciones de la autoridad competente, tanto del Estado de Querétaro como del Estado de Guanajuato, según corresponda.

Es necesario constituir a nivel parroquial, rectoría o capellanía una Comisión ad hoc que elabore, coordine y evalúe dicha estrategia; esta comisión dará puntual seguimiento a través de una infraestructura física y humana, que permita a todos atender a las necesidades, tareas y exigencias de esta nueva normalidad. Es importante documentar los procesos sanitarios observados para responder a posibles requerimientos.

b. Los tiempos para la reapertura dependen de la semaforización que los gobiernos federales y estatales irán marcando. La reapertura se hará en estrecha comunicación con las autoridades municipales (Presidente Municipal, Protección Civil y Secretaría de Salud). Para lo cual, será necesario que se elabore por escrito un acuerdo bilateral.

c. Es aconsejable que en la fase 1 y 2 no participen en las celebraciones las personas más vulnerables, enfermos, tercera edad y niños. Se procurará atenderlos de manera particularizada.

d. Será necesario que la transmisión de la misa por las plataformas digitales, la radio y la televisión siga siendo una posibilidad para los fieles que no puedan asistir de manera presencial a la santa misa. Considerando que la dispensa del precepto dominical sigue vigente hasta que no se disponga otra cosa, habrá la posibilidad de asistencia voluntaria a la santa misa en pequeños grupos durante la semana bajo su propia responsabilidad.

2. Semáforo de Riesgo Epidemiológico:

a. Semáforo Naranja: se permite la asistencia a los templos a grupos que no superen el tercio del aforo del lugar de culto y se exige que los asistentes guarden entre ellos la distancia de seguridad recomendada (un metro y medio). Se permite también la reunión de grupos de no más allá de los 10 participantes, guardando entre ellos la distancia recomendada.

b. Semáforo Amarillo: se permite la asistencia a los templos a grupos que no superen la mitad del aforo del lugar de culto y otros lugares del complejo y se exige que los asistentes guarden entre ellos la distancia de seguridad recomendada (un metro y medio).

c. Semáforo Verde: se flexibiliza la movilidad en general, pero se marcarán limitaciones en aforo (aún por determinar) para asegurar la distancia de seguridad entre las personas.

3. En cuanto a los lugares de culto:

a. Limpiar con frecuencia el templo y demás dependencias del complejo parroquial con productos desinfectantes apropiados al material del suelo.

b. Es muy importante que extrememos las medidas de higiene y desinfección en los mismos. Con este fin deberemos:

c. Desinfectar después de cada celebración los bancos con un producto adecuado.

d. Procurar que los fieles no toquen ninguna imagen sagrada, llegando incluso a delimitar algunos espacios con este fin.

e. Lavarse las manos antes de preparar los vasos sagrados y las formas a consagrar.

f. Evitar en el lavabo que pudiera haber en la Iglesia o Sacristía, las toallas de algodón y sustituirlas por toallas de papel desechables.

g. En los lugares en los que haya más de un sacerdote, cada uno empleará siempre su propio cáliz, y en las concelebraciones cada sacerdote empleará su cáliz asignado. Si no es posible, ambos comulgarán por intinción y siempre consumirá el cáliz y lo purificará el mismo sacerdote.

h. Se recomienda que los fieles acudan al templo con cubrebocas a las celebraciones como a los momentos de oración comunitaria o personal.

i. Se recomienda a los fieles que lleven gel hidroalcohólico para poder desinfectarse personalmente.

j. Se recomienda a los fieles tratar de no tocar los bancos con las manos y evitar tocarse la cara.

k. Las pilas de agua bendita permanecerán vacías.

l. Es recomendable tener las puertas abiertas para evitar el contacto de los fieles con las mismas.

m. Evítese la concentración de personas en la Sacristía, y quienes deban entrar lo hagan con cubrebocas.

n. Para asegurar la distancia entre los fieles, es recomendable marcar en los bancos los lugares asignados para sentarse, bloqueando los que no deban ser ocupados. Es recomendable utilizar bancos alternos para mantener la debida distancia con los fieles que estén delante y detrás.

o. Habremos de publicar en las puertas de los templos, en lugar visible, el número de personas permitido según el aforo máximo correspondiente a cada Fase.

4. En cuanto a las celebraciones:

a. Para controlar el aforo exigido, es recomendable que alguien en la puerta cuente el número de las personas que van entrando y compruebe que cumplen con las medidas exigidas (cubreboca y sanitización de manos y pies y cuando el caso lo requiera guantes).

b. Puede ser oportuno ofrecerles a la entrada y a la salida del templo en las celebraciones gel hidroalcohólico.

c. Habrá de procurarse que el templo se desaloje con orden evitando las aglomeraciones y sin detenerse a la salida del templo para saludarse.

d. Se retirará cualquier tipo de hoja o folleto, evitando su distribución.

e. Los coros que acompañan a las celebraciones deben reducirse al mínimo para que puedan respetar entre ellos la distancia recomendada. En caso de no poder asegurar dicha distancia, se limite al mínimo este servicio litúrgico o se juzgue mejor prescindir del coro.

f. El Precepto Dominical aún no obliga, pero el que desee asistir a la misa puede hacerlo durante la semana bajo su propia responsabilidad.

g. Emplear el tapete sanitizador a la entrada del templo.

h. Prever que la santa Misa no supere los 60 minutos.

4.1. Bautizos:

a. Además de observar las indicaciones antes mencionadas para cualquier celebración, en los bautizos se observará el número de personas de acuerdo al espacio del bautisterio y el semáforo en que se encuentren.

b. La unción con el óleo y la Crismación se harán con un algodón o pincel, evitando el contacto con el niño. Este algodón o pincel será de un solo uso y habrá de incinerarse.

c. Para los momentos de la celebración en los que el presidente ha de acercarse al bautizando o a su familia, sería aconsejable el uso del cubrebocas y mascarilla.

d. El agua bendita no ha de utilizarse más de una vez. Puede bendecirse en un recipiente y dejarla caer sobre otro distinto para después derramarla en tierra, no en el drenaje.

e. Que el sacerdote utilice el cubrebocas, mascarilla y cuando el caso lo exija guantes.

4.2. Confirmación:

a. La imposición de manos se hará siempre sin contacto físico con los confirmandos. Para ello, se realizará para todos los confirmandos comunitariamente y no individualmente.

b. El número de los confirmandos será un grupo muy reducido, de acuerdo con la cantidad permitida por las fases de relajación.

c. La Crismación se hará empleando un algodón o pincel distinto para cada confirmando y habrán de incinerarse.

d. Es aconsejable que el presidente, en el momento de la Crismación, haga uso del cubrebocas, guantes y mascarilla.

e. Tras la Crismación, el presidente se desinfectará las manos con gel hidroalcohólico.

f. Que el sacerdote utilice el cubrebocas, mascarilla y cuando el caso lo exija guantes.

4.3. Eucaristía:

a. Si se celebrara la Eucaristía con concelebración, se debe guardar la distancia recomendada de un metro y medio entre los celebrantes.

b. Se suprimirá el gesto de la paz, como lo permite la rúbrica.

c. La forma del celebrante estará en una patena distinta al lugar en el que estén las formas para los fieles.

d. El copón o patena en la que estén las formas para los fieles habrá de permanecer cubierto con la tapa o una palia durante toda la celebración desde el ofertorio (incluida la consagración).

e. En el momento de la distribución de la Sagrada Comunión se recomienda que el sacerdote emplee el cubrebocas y mascarilla.

f. Antes de distribuir la Sagrada Comunión el ministro se desinfectará las manos con gel hidroalcohólico.

g. Se evitará hacer fila para recibir la Sagrada Comunión. Los fieles irán del principio al final de la Iglesia esperando desde su sitio a que llegue su turno de comulgar. Puede ser práctico encargar a una persona que vaya organizando este momento y dando turnos para acercarse.

h. La comunión se ha de recibir en la mano.

i. Que el sacerdote utilice el cubrebocas, mascarilla y cuando el caso lo exija guantes.

j. No dejar nunca ni el cubrebocas ni los guantes en el banco.

k. Al terminar de distribuir la Sagrada Comunión, el ministro se desinfectará las manos con gel hidroalcohólico.

l. Es recomendable evitar hacer la colecta durante el ofertorio y hacerla tras la comunión o en las puertas a la salida de la celebración, procurando que haya personas con el canasto para que puedan dar su ofrenda al salir del templo.

4.4. Primeras Comuniones:

a. Obsérvese las indicaciones para las celebraciones de la Eucaristía en general.

e. El número de los participantes en la primera comunión será reducido, de acuerdo con la cantidad permitida por las fases de relajación.

4.5. Confesión:

a. Se buscará un lugar con la discreción adecuada para la administración de este Sacramento (Capillas laterales, sacristía, despacho parroquial visible y amplio, etc.).

b. Penitente y confesor tratarán de guardar la distancia aconsejada de un metro y medio.

c. Penitente y confesor harán uso del cubrebocas durante toda la administración del Sacramento.

d. La imposición de manos para la absolución se hará sin contacto alguno con el penitente.

e. Estas mismas indicaciones sirven para el ejercicio de la dirección espiritual o consejo.

f. El Confesor usará mascarilla y cubrebocas durante la celebración del sacramento.

4.6. Matrimonios:

a. Al momento de agendar y/o programar la celebración se deberá llegar al mutuo acuerdo con los contrayentes de observar cumplimiento de las medidas que han de guardarse, de lo contrario se ha de recomendar el aplazamiento de la celebración.

b. La celebración deberá ajustarse a los criterios de aforo atendiendo a la fase correspondiente.

c. Entre los contrayentes no será necesario guardar la distancia establecida, pero si será obligatorio entre los papás y padrinos y el resto de los asistentes.

d. Para estas celebraciones habrán de seguirse todas las medidas indicadas en este Protocolo para el resto de las celebraciones: distancia, protección e higiene.

e. Los anillos y arras habrán de ser manipuladas exclusivamente por los contrayentes.

4.7. Unción de enfermos:

a. Se administrará empleando guantes, cubrebocas y mascarilla.

b. La imposición de manos se hará sin contacto físico con el enfermo.

c. La unción se hará con un algodón o pincel de un único uso, después incinerado.

4.8. Exequias de los fieles difuntos:

a. Seguirán los mismos criterios que la misa dominical.

b. En la cremación, el depósito de las cenizas en la cripta deberá realizarse con las medidas sanitarias que exige cualquier lugar cerrado.

5. En cuanto a las reuniones de grupos:

a. Se atenderá a los criterios que se hayan determinado por las autoridades en lo que se refiere al aforo de los lugares de reunión.

b. Una vez que la Fase en la que nos encontremos permita reuniones en los salones parroquiales, se deberá procurar guardar las medidas de distancia, higiene y desinfección necesarias.

c. Los asistentes a dicha reunión llevarán cubrebocas y se usará gel antibacterial.

d. En las reuniones se procurará que cada asistente lleve y utilice su propio material.

6. En cuanto a la Notaría parroquial:

a. Desde el inicio de la Fase 1 parece conveniente retomar el horario habitual de la Notaría parroquial y se deberá procurar guardar las medidas de distancia, higiene y desinfección necesarias.

b. Quien atienda la Notaría parroquial lo hará provisto de guantes, cubrebocas y mascarilla.

c. Se recomienda que quien acuda a la notaría lo haga con cubrebocas y guantes, utilizando su propio bolígrafo para firmar o rellenar los correspondientes documentos.

d. Se guardará la distancia recomendada de un metro y medio a la hora de atender.

e. Si fuera necesario el uso de algún material (ej. bolígrafo) se desinfectará después de que lo use  cada persona.

f. Colocar tapete sanitizador a la entrada y marcar la distancia entre las personas.

g. No llevar personas enfermas o muy vulnerables.

7. En cuanto a la oficina de Cáritas:

a. Se atenderá siempre provistos de cubrebocas, guantes y mascarilla.

b. Se deberá procurar guardar las medidas de distancia, higiene y desinfección necesarias.

c. Se intentará atender con cita previa, evitando aglomeraciones o filas.

d. No podrá haber en el despacho o lugar de distribución más de una persona a la que atender.

e. Se guardará la distancia recomendada de un metro y medio.

f. Es aconsejable desinfectar los productos empaquetados que se distribuyen, siempre que sea posible, antes de darlos.

8. En cuanto a la curia diocesana:

a. Siempre que sea posible, la cita se hará mediante petición previa para evitar esperas y aglomeraciones innecesarias; si es posible recibir la atención requerida por teléfono será mejor.

b. Se deberá procurar guardar las medidas de distancia, higiene y desinfección necesarias.

c. En la sala de espera no podrá haber más de dos personas. El resto de personas esperará su turno, guardando la distancia exigida, en el patio de acceso.

d. El acceso al obispado se hará provisto de cubrebocas.

e. Será de obligado cumplimiento para las visitas, entrar en cualquiera de las oficinas con guantes y cubrebocas. Si no tuviesen, se les proporcionará en la recepción.

f. Los oficiales de la curia estarán provistos de guantes, cubrebocas, caretas y habrán de emplear el cubrebocas siempre que en un mismo despacho o sala haya más de una persona.

g. El material que empleen tanto los oficiales como quienes vayan a ser atendidos, se desinfectará después de cada uso.

9. En cuanto al Tribunal Eclesiástico:

a. En las oficinas del Tribunal habrá de emplearse el material de protección siempre que en un despacho se encuentren más de una persona (uso de cubrebocas, guantes, mascarillas -si se fuera necesario – y la distancia recomendada por las autoridades sanitarias).

b. Se deberá guardar las medidas de distancia, higiene y desinfección necesarias.

c. Cada oficial, empleará su propio material, extremar la higiene y la desinfección con el mismo.

d. El material que empleen tanto los oficiales como quienes vayan a ser atendidos, se desinfectará después de cada uso.

e. La atención al público será siempre con cita previa telefónica.

f. En las declaraciones judiciales, los oficiales llevarán guantes, cubrebocas y pantalla facial protectora; el declarante, llevará guantes y cubrebocas.

10. Fiestas patronales:

a. Se celebrará la santa Misa según las orientaciones establecidas para la celebración en general.

b. No se alentarán festejos que aglomeren un número grande de personas: castillo, kermesse, banda de música, alba de cohetes o peregrinaciones.

c. Se buscará siempre estar en contacto y comunicación con las autoridades civiles.

d. Para la Misa de la fiesta Patronal, búsquense lugares abiertos y aplíquense las medidas del semáforo en que se encuentre.

11. Procesos de formación y catequesis:

a. Cada párroco juzgue la forma de cerrar los procesos catequéticos anuales en diálogo con el Consejo Parroquial de Pastoral y los responsables de las respectivas pastorales. Implantando cursos de regularización cuando sea necesario, valiéndose de las medidas adecuadas: cursos presenciales con las medidas y el número indicado de participantes, haciendo uso de las plataformas digitales, etc.

b. Siempre, pero de manera especial en estas dolorosas circunstancias, es necesario hacer patente nuestra sensibilidad y comprensión con las necesidades espirituales de los fieles.

c. Procurar dar a los fieles las informaciones oportunas durante el desarrollo de la pandemia y las razones de este comportamiento para evitar confusiones.

La apertura de los Templos e inicio progresivo de los servicios religiosos está prevista por las autoridades para el presente mes, según el semáforo vigente.

Saludo nuevamente a todos ustedes, Hermanos y Hermanas en el Señor, y les agradezco el esfuerzo hecho y todavía por realizar.

Habremos de preguntarnos qué es lo que Dios, en su amor misericordioso, nos está diciendo con su silencio y exigiendo en nuestra vida para el cumplimiento de su divina voluntad.

Invocando su santo Nombre los bendice.

Mario De Gasperín Gasperin
Obispo Emérito de Querétaro
y Administrador Diocesano.

Deja un comentario